Estudios Biblicos EVANGELIO

Publicado en febrero 23rd, 2014 | por Claudia Fernández Castro

0

El Evangelio de la gracia barata.

El Evangelio de la gracia barata.

Hoy en día El Evangelio de la gracia barata  hace las veces dé las indulgencias de antaño. En cierta ocasión tuve la oportunidad de hablar con un líder del movimiento carismático católico después de que éste había hecho un llamado a sus oyentes para aceptar a Cristo. Al preguntarle por qué les garantizaba que ya eran salvos si no se habían arrepentido de la idolatría, él me respondió lo siguiente:

“Porque somos salvos por gracia; no porque me quité los ídolos me voy a salvar, sino porque acepte a Cristo emi corazón. 

Su respuesta de inmediato evidenció algo: la persona asumía que por la fe se invalida la ley moral. En otras palabras creía que el Evangelio de la Gracia provee de un permiso especial para transgredir los mandamientos de Dios y evitar las consecuencias.

Algo similar ocurre en una comunidad de homosexuales y lesbianas en la ciudad de México denominada Iglesia Metropolitana reprueban el robo y otras conductas, de hecho condenan prácticamente todos los pecados, excepto el que han legalizado, la homosexualidad.

Este fenómeno ocurre también en el protestantismo evangélico con distintas variantes.

Siempre recordare una plática que tuve una vez, con el pastor de cierta denominación que me aseguraba que cualquier persona que hubiera aceptado a Cristo en su corazón y después muriera en el acto mismo del adulterio, despertaría entre los ángeles en el cielo. “Dios salva el espíritu, no la carne”,

predicaba el pastor. Era difícil explicarle que la naturaleza misma de la fe quesalva es fomentar una conducta contraria a la inmoralidad e inculcar un profundo respeto por los mandamientos de Dios.

Legalizando EL PECADO A TRAVEZ DEL MENSAJE DE LA GRACIA

Los anteriores son unos pocos ejemplos de diferentes versiones del evangelio de la gracia barata que es cada vez, más popular. Hoy en día este tipo de enseñanzas son las sucesoras modernas de las indulgencias de antaño. La única diferencia de fondo es que antes se vendían y hoy se regalan.

¿Se está distorsionando la doctrina bíblica de la gracia para acomodar solamente pecados como el adulterio, la homosexualidad y la idolatría? La respuesta es: no. Actualmente se otorgan licencias para pecar que abarcan además de las conductas pecaminosas escandalosas, las eclesiásticamentaceptables, como la práctica de la mentira, la avaricia, la deshonestidad y la falta de misericordia práctica. Aunque en los mismos textos de las Sagradas Escrituras se consideran iguales la hechicería y la inmoralidad sexual que la mentira la injusticia y el rencor; iglesias y ministros insisten en dispensar absoluciones plenarias para estos últimos. Sus imaginarios beneficios están disponibles para todo aquél que recite una oración de “acepta a Jesús” o que se haga miembro de una denominación. A continuación se exponen: el error fundamental en que este tipo de falsas enseñanzas descansa y cuál es realmente el Evangelio de la Gracia según la Biblia.

LOS LIMITES DE LA LIBERTAD CRISTIANA

Hablar de una gracia que no pone límites a la conducta de las personas es convertir la gracia de Dios en libertinaje. Si bien es cierto que el cristiano bajo la gracia tiene libertad, también es cierto que la libertad tiene limites. Esos límites los determinan los mandamientos de la ley moral. Así pues, viviendo dentro de ese espacio que nos prescriben los limites de la obediencia a los mandamientos, vivimos en la libertad que Cristo nos dio. Así lo establece la Escritura:

“Guardare tu ley siempre, Para siempre y eternamente. Y andaré en libertad. Porque busqué tus mandamientos.

Sal 119:44-45  

Así pues, tengo libertad de comer, pero tengo límites: el precepto que dice de no en glotonerías y borracheras (Rom.13:13) marca hasta dónde tengo libertad de comer. Tengo libertad de tener relaciones sexuales, pero dentro de los límites del matrimonio, fuera de él constituiría adulterio o fornicación. El mandamiento pone fronteras a mi libertad. ¿Qué pasa si traspasamos dichos límites? Entonces no estamos más en libertad sino en libertinaje. Pensar que se puede vivir así, sin límites, y todavía estar amparado por la gracia, es precisamente convertir la gracia de Dios en libertinaje.   Contra esto nos advierte la Escritura en términos muy solemnes:

…me ha sido necesario escribiros exhortándoos (¡que contendáis ardientemente por la fe que lía sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado encubiertamente… que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios...

Torciendo LAS ENSEÑANZAS DE LUTERO

El concepto de una gracia que nos liberta del deber de obedecer los mandamientos, es una perversión del Evangelio, y aunque hoy en día muchos ministros pretenden ampararse en las enseñanzas del reformador alemán Martín Lutero, es un error interpretarlas así. Un teólogo alemán, autor de un excelente análisis de las doctrinas de Fulero, lo expresa así:

“La gracia que (Lutero) recibió, era una gracia costosa. Era gracia, pues era como agua sobre un terreno reseco, consolación en la tribulación, libertad de la esclavitud deegoísmo  perdón de todos sus pecados. ”

“Cuando habla de la gracia. Lutero siempre implica como un corolario, que a él le costó su propia vida, una vida que estaba ahora, por primera vez, sujeta a la absoluta obediencia a Cristo.”‘

Ciertamente la gracia verdadera no nos exime de guardar los mandamientos, sino por el contrario, nos da abundante poder y complacencia en guardarlos.

Pero, al contrario, la falsa gracia se vale de la libertad como pretexto para el pecado y como ocasión para la carne (I Pedro 2:16, Gálatas 5:13). Como resultado, estimula a pecar con las agravantes de premeditación, alevosía y ventaja. Premeditación porque planea hacer lo malo con la confianza de que seguirá siendo bendecido, porque ”está bajo la gracia”. Alevosía, es cometer un delito sin riesgo de ser castigado. Y ventaja, porque se busca obtener satisfacción a través del pecado y perdón a través de la gracia. Abusando de la provisión del sacrificio expiatorio de Jesús.

Hoy, la falsa gracia clama desde las sinagogas diciendo en palabras de Dictrich Bonhoeffer *:

“…tú nunca podrás escapar de los lazos del mundo o del pecado. Así que se atrevido en pecar, y lo más (¡que puedas, porque tú puedes apoyarle sobre el ‘opus opcratiim’ de lgracia. ”

En respuesta, el mismo autor responde reflexionando:

¿Habrá algún abuso de la gracia más dialico que pecar y luego apoyarse sobre la gracia la cual Dios ha dado? ”

La iglesia ¿cueva de ladrones?

La enseñanza de la falsa gracia convierte a la iglesia en cueva de ladrones, no en ejemplo de rectitud. Un pasaje del Antiguo Testamento lo ilustra así:

Dietrich Bonhoeffer (1906-1945), Teólogo Alemán, recibió su doctorado a los 21 años de edad y fue ejecutado por el régimen Nazi con el cual se negó a colaborar debido a sus convicciones cristianas. Su libro “El Costo del Discipulado”, es considerado una obra clásica de Teología. Ibid. pág. 56.ídem.

“Hurtando, matando, adulterando, jurando en falso, e incensando Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis, ¿vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre^ y diréis: Librados somos; para seguir haciendo todas estas abominaciones? ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo lo veo, dice Jehová.”

Jer 7:9-11

Por “cueva de ladrones” se entendía en el Antiguo Testamento un refugio en donde el delincuente estaba a salvo del castigo de la justicia. Los criminales bajaban a la ciudad, robaban y regresaban a su escondite donde pensaban estar a salvo disfrutando del botín. Así hacían en repetidas ocasiones, una vez sintiéndose protegidos, recuperaban fuerzas para volver a salir a delinquir. En el pasaje de Jeremías, Dios comparó su templo en donde era invocado su nombre, precisamente con un refugio de criminales, con tugurios en donde las personas después de hurtar, adulterar, mentir, etc., venía a imaginarse que por estar allí podrían salvarse para continuar viviendo igual. ¿No sucede algo similar en la Iglesia Católica hoy en día, o cuando los narcotraficantes asisten a misa buscando supersticiosamente recibir bendiciones de Dios y luego salen a seguir delinquiendo? ¿Y no pasa lo mismo en las iglesias evangélicas con muchos que asisten para alimentar anhelos de salvación eterna, y salen para seguir en la semana odiando, mintiendo, viviendo egoístamente? El creyente, durante la semana vive en distintos pecados, llega el domingo a darse golpes de pecho e invocar la gracia, para luego continuar en lo mismo.

El cristianismo que debería ser modelo de rectitud y virtudes para el mundo, se está convirtiendo en una cueva de ladrones. Bonhoeffer comenta lo que ya era obvio en Europa y en los Estados Unidos hace varias décadas:

“En tal iglesia el mundo haya una cobertura barata por sus pecados, ninguna contricción se requiere, mucho menos cualquier deseo real de ser libre del pecado.

Por pastor Mario F.


Acerca del autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

Back to Top ↑